Agravamiento de Penas por Trafico de Pasta Base

SE脩OR BORDABERRY.- Pido la palabra.

SE脩OR BORDABERRY.- Se帽or Presidente: como adelant贸 el se帽or Senador Pasquet, nosotros vamos a votar favorablemente este proyecto de ley, m谩s all谩 de las anotaciones precisas y certeras que 茅l ha hecho acerca de este texto 鈥搎ue podr铆a ser mucho mejor鈥, porque creemos que revela un cambio positivo en nuestro pa铆s, dejando atr谩s esa suerte de argumento por el que se dec铆a que agravar las penas era algo malo. Me parece que es bueno que hoy el Senado de la Rep煤blica vote por unanimidad聽 un agravamiento de las penas como algo positivo y, adem谩s, es bueno que lo haga contra este flagelo de la pasta base. Los datos del Ministerio del Interior se帽alan que en el a帽o 2004 exist铆an 187 consumidores de pasta base en el Uruguay y transcurridos siete a帽os este n煤mero ascendi贸 a m谩s de 30.000. Quiere decir que los 187 adictos a la pasta base en 2004 se han convertido en m谩s de 30.000, lo que representa un problema muy grave para el Uruguay que debemos encarar.

Creemos, adem谩s, que es vital que lo que estamos haciendo hoy se traslade a otras 谩reas de la pol铆tica de seguridad ciudadana en el pa铆s, es decir, que estas medidas para combatir la pasta base tambi茅n se apliquen a otros delitos; no tengamos miedo de hacerlo.

Nos parece bueno que se agraven las penas y no que el Estado asuma la comercializaci贸n y la distribuci贸n de la droga. Hemos escuchado con preocupaci贸n en los 煤ltimos tiempos una propuesta para que el Estado asuma la comercializaci贸n de la marihuana, con el argumento de que es un buen negocio que hay que quitar a los narcotraficantes. Si bien la pasta base tambi茅n es un buen negocio para los narcotraficantes, nadie est谩 pensando 鈥搒alvo alg煤n jerarca de alguna Intendencia del interior鈥 que el Estado deba distribuir esta droga.

Consideramos que algunos argumentos contenidos en este proyecto de ley est谩n yendo por el camino adecuado. Tambi茅n escuch谩bamos que si se agravaba la pena respecto a alguien que comet铆a un delito, eso ser铆a un incentivo para que otros que no estaban en la misma聽 situaci贸n, tambi茅n lo hicieran. Aqu铆 vemos que se pone como atenuante o como un requisito para que el Juez disponga medidas alternativas que el imputado no tenga antecedentes penales y nadie ha dicho que los narcotraficantes vayan entonces a buscar o contratar a quienes no tengan antecedentes penales o que estamos provocando eso.
Creemos que eso es positivo como tambi茅n lo es que esta ma帽ana se est茅 dejando sin efecto 鈥損or suerte鈥 el latiguillo, que se repite una y otra vez, de que el agravamiento de las penas no es la soluci贸n.

La situaci贸n es muy grave y por eso es bueno que se tome esta medida. Si uno analiza la inversi贸n que聽 ha hecho el pa铆s en seguridad p煤blica a trav茅s del presupuesto del Ministerio del Interior, ve un crecimiento enorme en los 煤ltimos siete a帽os. El monto de ese presupuesto se ha multiplicado por tres, pero tambi茅n las rapi帽as, que pasaron de ser 6.933 鈥揺n 2004鈥 a 16.322, lo que representa un crecimiento de 130%.

驴Por qu茅 hago referencia a las rapi帽as? Porque se est谩 diciendo que la pasta base influye mucho sobre quienes cometen este delito. Como veremos m谩s adelante, esto es m谩s un mito popular que otra cosa. En la actualidad, hay casi dos rapi帽as por hora, es decir, 44 por d铆a.

Frente a esta realidad, el Gobierno puede decir que hay otros 铆ndices que han evolucionado positivamente. Hemos escuchado que el n煤mero de hurtos en los 煤ltimos tiempos, si bien no ha disminuido, no ha continuado creciendo. Esto tambi茅n es un mito, porque lo que sucede actualmente es que ya no se denuncian estos hechos; esa es la verdad. Muchos de los que estamos aqu铆 hemos sufrido hurtos y sabemos que ya no se denuncian, solamente se da cuenta de las rapi帽as y de los homicidios.

Otro de los valores que el Gobierno pod铆a exhibir como estable era la evoluci贸n de los homicidios, porque se manten铆a estable en los 煤ltimos 20 a帽os; se comet铆an聽 alrededor de 200 homicidios por a帽o, con algunas variaciones en m谩s o en menos. Lamentablemente, la cifra en materia de homicidios en el聽 a帽o 2012 ser谩 record; el fin de semana pasado hemos superado los 209 homicidios. El promedio de los 煤ltimos 25 a帽os en el pa铆s es de 207 homicidios y todav铆a nos quedan por delante tres meses y medio que, desde el punto de vista de la estacionalidad en cuanto a la comisi贸n de homicidios, son los peores.
Frecuentemente se dice que esto se debe al crecimiento de algunas modalidades, en especial, al incremento de la violencia dom茅stica 鈥搎ue a todos nos preocupa鈥, pero cuando uno va a los indicadores del Observatorio Nacional sobre Violencia y Criminalidad del Ministerio del Interior ve que no es as铆, ya que la violencia dom茅stica representa el 13% de los homicidios en el pa铆s, mientras que los homicidios por rapi帽as y copamientos representan el 32%, por ri帽as y聽 peleas eventuales, el 22%, y los que son por ajuste de cuentas vinculados al comercio de drogas representan el 17% de los homicidios en el pa铆s, lo cual implica un gran crecimiento de esta modalidad.

Esto nos tiene que preocupar porque, de acuerdo con el Estudio Global sobre el Homicidio de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, Uruguay figura con la tasa de homicidios m谩s alta entre varios pa铆ses sudamericanos, as铆 como tambi茅n con respecto a Europa y a otras naciones. Tomando la tasa de homicidios cada 100.000 habitantes, Uruguay se encuentra por encima de Argentina, Per煤 y Chile. De acuerdo con estas estad铆sticas, la participaci贸n de los menores en los delitos de homicidio tambi茅n se ha incrementado much铆simo. En el a帽o 2006, el 9% de los homicidios era cometido por menores de edad y en el 2011 ascendi贸 a 26%. A su vez, tambi茅n se increment贸 much铆simo la participaci贸n de los menores en las rapi帽as: en el 煤ltimo trimestre de 2010 鈥搒eg煤n los datos del Ministerio del Interior鈥, m谩s de la mitad de las rapi帽as en Montevideo 鈥揺l 53%鈥 cont贸 con la participaci贸n de menores.

Cuando se va a analizar las razones de la influencia de la pasta base en estos delitos, se debe tener en cuenta un estudio realizado por el Defensor de Oficio de adolescentes, doctor Daniel Sayagu茅s, en base a la experiencia en los Juzgados de Menores. Es interesante mencionar que solo el 1% de los que delinquieron se帽alaron que lo hicieron por necesidades econ贸micas y, contra la creencia popular, solo el 10% aleg贸 haber robado para financiar su adicci贸n a la pasta base. A su vez, el 54% afirm贸 no tener necesidad de robar, ya que no le faltaba nada, y el 35% aleg贸 haber robado por ser su medio de vida o su trabajo.

Queremos ser claros: esta es una buena norma, que nos permite avanzar pero no atiende a la globalidad del problema de la inseguridad; con esto solo no alcanza.

Adem谩s, creemos que esta primera bater铆a de normas tiene que venir acompa帽ada por otras; no alcanza con atender el problema de la droga. Tambi茅n hay que atender 鈥揾a existido un compromiso de todos los Partidos en este Senado鈥 la situaci贸n del C贸digo del Proceso Penal, y la del funcionamiento de la Justicia. Todos sabemos que ha habido una gran evoluci贸n de la poblaci贸n reclusa en el pa铆s, que pas贸 de ser de 7.118 en 2005 a 9.450 en el a帽o 2012, de la cual solo el 35% tiene condena y el 65% est谩 esperando por ella. Lo cierto es que si no atendemos esta situaci贸n es muy dif铆cil hablar de reinserci贸n o de reeducaci贸n. Creemos que un nuevo C贸digo del Proceso Penal es imprescindible, debe aprobarse tan r谩pidamente como estas normas, estableciendo la funci贸n del Fiscal, del Ministerio P煤blico, como instructor, y del juez como verdadero juez y no como un juez instructor que a su vez resuelve y dicta sentencia. Obviamente, eso debe llevar al estudio de cu谩l es la ubicaci贸n institucional en la que estar铆a el Fiscal de Corte, el Ministerio P煤blico, ya que creemos que debe estar fuera del Poder Ejecutivo. De nada servir铆a adoptar medidas contra el tr谩fico de drogas sin acompa帽ar con las normas del C贸digo del Proceso Penal y sin atender la situaci贸n de la minoridad y tambi茅n la de la actuaci贸n policial. Creo que esto es algo positivo, pero a煤n es poco para lo que hoy necesita el pa铆s.

Muchas gracias.

 

Twitter de Pedro