Tres an茅cdotas

Por聽Nicol谩s Ortiz De Luc铆a

 

Una cerveza

Intentando despejarme de la vor谩gine de la campa帽a electoral, me junt茅 a tomar una con una amiga y dos amigas de ella. Iba decidido a no hablar de pol铆tica. Logr茅 tomar una cerveza negra artesanal, pero imposible zafar de la charla pol铆tica. Mi amiga colorada, sus dos amigas frenteamplistas, una militante y la otra s贸lo votante. La votante comenz贸 a preguntar por mis opiniones sobre diversos temas, sobre tal y cual ley, sobre aquella y esta idea, sobre Pedro, Lacalle Pou y V谩zquez. As铆 se fueron los minutos, entre pinta y pinta, y al final me dice: 鈥溌縎ab茅s qu茅? Me gusta como pens谩s. Si no fueras colorado te votar铆a.鈥 La mir茅 y le repliqu茅: 鈥淣o te olvides de esta charla que tuvimos. La idea es m谩s importante que la etiqueta.鈥

鈥溌縋or qu茅 no sos frenteamplista?鈥

La semana posterior a las elecciones nacionales, muchos se acercaron a preguntarme qu茅 hab铆a pasado con el Partido Colorado, por qu茅 el Frente Amplio hab铆a votado lo que vot贸, y otras mil cosas. En algo que podr铆a resultar parad贸jico, los del 47,8% me preguntaban lo primero y los del 12,9% lo segundo. Interesante. Lo cierto es que estas preguntas y sus respuestas se instalaron a modo de plenario en la sala de profesores de uno de los liceos donde doy clase. 15 docentes y yo, el solitario colorado, dando su parecer. Soy de los que cree que el Partido debe pegar un giro para la zurda, y desde ese lugar di mis explicaciones y mis respuestas. Entonces una profesora me hace la madre de las preguntas: 鈥淵 entonces, 驴por qu茅 no sos frenteamplista?鈥 En ese momento toc贸 el timbre de entrada que supone el retorno a las aulas. Sin embargo todos me miraron esperando lo que yo iba a decir sin ninguna intenci贸n de abandonar la sala. Y esboc茅 y argument茅 una respuesta. Silencio y caras pensativas. Pasados de hora volvimos a clase. Al siguiente recreo y al otro d铆a se acercaron varios: 鈥淚nteresante lo que respondiste. Me dej贸 pensando.鈥 鈥淐he鈥 tu respuesta da para reflexionar mucho.鈥 Y as铆 las charlas continuaron en la corta y mano a mano.

Algo se logra

Conversando con una profesora de otro liceo en el que trabajo, votante de Unidad Popular, la felicit茅 por la llegada Enrique Rubio al Parlamento. 鈥淎hora que ten茅s un representante en Diputados, voy a tener que dejar de invitarte a mis reuniones鈥, le dije. 鈥淣o, no. Seguime invitando. Me interesa estar informada de lo que hac茅s vos y tu grupo.鈥 Entre risas y en broma le dije que capaz la terminaba convenciendo de votar al Partido Colorado. 鈥淓st谩 dif铆cil esa. 鈥搈e responde- Pero te digo鈥 hablando muy en serio鈥 me consta que a varios profesores los has hecho cambiar de opini贸n en estos a帽os.鈥

As铆 las cosas

Estoy convencido que lo que le pasa al Partido Colorado est谩 pintado en estas tres an茅cdotas. 鈥楾a bien鈥 la mala noticia es que el 87% de la gente no nos vota, pero la buena es que es un hermoso momento para hacer pol铆tica dentro del Partido.
No s茅 si el 12,9 se soluciona abraz谩ndose con Lacalle Pou o reuni茅ndose con Tabar茅 V谩zquez. Si s茅 que somos muchos los colorados que queremos juntarnos a tomar m谩s cervezas, estar preparados para responder preguntas complicadas y a decir lo que pensamos. Al final, las ideas, saber qui茅nes somos y jug谩rsela son lo m谩s importante. La chance est谩 ah铆 y es, al menos, mi desvelo.

 

Twitter de Pedro