Responsabilidad o Demagogia. Esa es la cuesti贸n

pedroLa Real Academia Espa帽ola define la responsabilidad como 鈥渓a capacidad que tiene todo sujeto para reconocer y aceptar las consecuencias de sus actos鈥,

La reforma constitucional que se propone para enfrentar la Inseguridad que vivimos pretende dos cosas fundamentalmente: crear un Instituto de Rehabilitaci貌n del Menor fuera del Inau y聽 responsabilizar a los que a partir de los 16 a帽os matan, rapi帽an, violan o realizan copamientos.

Es decir que se entiende que si una persona de 16 o 17 a帽os toma la decisi贸n de cometer un homicidio, de tomar un arma y matar a otra persona, o de asaltarla con violencia, o de violarla, tiene capacidad para reconocer que lo que est谩 haciendo est谩 mal. En consecuencia debe asumir las consecuencias de sus actos.

De esto, de responsabilidad, pocos hablan.

La propuesta, adem谩s, establece que si el Juez actuante entiende que quien mat贸 o rapi帽贸 no tiene la suficiente capacidad para entender lo que estaba haciendo podr谩 exhimirlo de responsabilidad.

Parece il贸gico concluir que quien tom贸 un arma y luego cometi贸 rapi帽as u homicidios, no ten铆a capacidad para reconocer lo que estaba haciendo y que lo que hac铆a estaba mal. Por ello debe aceptar las consecuencias de sus actos y ser responsabilizado.

Cuando se habla de que esto significa estigmatizar a los j贸venes, se ignora que responsabilizar no es otra cosa m谩s que exigir que se act煤e con responsabilidad y respeto sobre la vida de los dem谩s.

La responsabilidad y posterior pena, s贸lo llega al que no respet贸 la vida o actu貌 con violencia.

No hay estigma g茅nerica de responsabilidad porque ella llega solo para quien viola, mata o ejerce la violencia.

Decir que ello estigmatiza a los j贸venes es un error tan grande como decir que se estigmatiza a los mayores porque tambi茅n son responsables cuando cometen estos delitos.

Lo que se estigmatiza es al que delinque no al que no lo hace, sea mayor o joven.

A lo que se suma que el propio Poder Ejecutivo, el a帽o pasado envi贸 al Parlamento un proyecto de ley que duplica las penas cometidas por menores de 18 a帽os estableciendo m铆nimos de reclusi贸n. Con ese proyecto que lleva la firma del Presidente y de todos los ministros del Frente Amplio, se llega al mismo resultado que proponemos.

Pero en el Parlamento no lo votan por las desavenencias internas del FA.

No se entiende como bajar la edad es estigmatizar y proponer duplicar las penas del C贸digo del menor no. No se entiende como bajar la edad es malo pero tener m谩s tiempo a los menores recluidos en las desastrosas condiciones en que se encuentran hoy, no lo es.

Hay que enfrentar con responsabilidad el problema que hoy tenemos. No se puede mirar para el costado.

No son los 17 o los 18 a帽os lo que es delictual. El delito es cometer delitos.

Los 18 a帽os en que la ley fija hoy la edad de imputabilidad penal del mayor son lo que se llama una 鈥渇icci贸n legal鈥 que esta siendo revisada en todo el mundo. En algunos pa铆ses con niveles de seguridad muy superiores al nuestro hace muchos a帽os.

驴Qui茅n asegura que no se tiene capacidad para entender que matar est谩 mal a los 17 a帽os y 11 meses y que de pronto se adquiri贸 la misma a los 18?

El limite de 18 a帽os fue establecido en 1934 y ha sido revisado llev谩ndolo a una edad inferior en Inglaterra, Irlanda, Gales, varios Estados de Estados Unidos y muchos pa矛s de Europa como la propia Espa帽a con Rodriguez Zapatero, entre otros. Otro ejemplo que quiz谩s debieran analizar los que hoy impugnan la propuesta es la reforma que introdujo Cuba en 1987 que lo llev贸 a los 16 a帽os.

El proyecto que proponemos se vote en octubre es medido. Mucho m谩s medido y, creemos, moderno que todos estos.

Porque no s贸lo no baja la edad para todos los delitos sino s贸lo para los graves y grav铆simos como el homicidio, la rapi帽a, el copamiento o la violaci贸n. Tambi茅n permite que el Juez analice si quien delinqui贸 en forma tan grave ten铆a la capacidad para comprender y asumir la responsabilidad, como sucede en Inglaterra y los Estados Unidos.

Pero no s贸lo ello.

Al votar se estar谩 creando una Instituci贸n de Rehabilitaci贸n especial para estos menores que cometen esos delitos tan graves. Es decir, no ir谩n a la c谩rcel con los mayores como irresponsablemente expresara un pre candidato a la Presidencia hace algunos d铆as. Pero tampoco estar谩n en una Instituci贸n que atiende a menores que no cometen estas conductas.

Si comparamos las denuncias que hoy est谩 recibiendo el Inau acerca del trato que se le est谩 dando a los menores hoy, con la propuesta de tener un Instituto aut贸nomo, con presupuesto suficiente seg煤n mandato constitucional, concluiremos quien realmente est谩 presentando una propuesta responsable y quien no.

Irresponsable ser铆a no hacer nada por la seguridad p煤blica que se encuentra en el estado en que est谩 hoy.

Irresponsable fue liberar presos, irresponsable es hacer experimentos con la droga cuando m谩s del 60% de los uruguayos estamos en contra de que los hagan.

Irresponsable es seguir dejando que los problemas se acumulen.

De nosotros podr谩n decir muchas cosas. Pero no podr谩n decir nunca que no actuamos con responsabilidad.

Esa responsabilidad que implica mantenerse firmes, enfrentar los problemas y no tomar el camino m谩s f谩cil y no hacer nada.

Tomar el camino dif铆cil es algo que cuesta, pero las respuestas correctas a veces son dif铆ciles.

Porque irresponsable es la demagogia, el gasto p煤blico con fines electorales e irresponsable fue lo de Pluna.

Todo ello termina generando un ambiente irresponsable, ese que exige derechos pero no asume obligaciones.

Ese concepto de responsabilidad lo intentamos plasmar en cada acci贸n que llevamos a cabo. Esos son, por ejemplo, los voluntarios Yo Estoy, que apuntan a la responsabilidad y el hacerse cargo.

En definitiva cuando votemos la propuesta de reforma en octubre no s贸lo diremos si a la baja y a la creaci贸n del Instituto de Rehabilitaci贸n.

Estaremos mandando un mensaje bien claro a todo el sistema pol铆tico acerca de la urgencia de resolver los problemas de la seguridad y, sobre todo, de actuar con responsabilidad.

Proponemos resolver esto聽 con nuestro voto. Porque como dec铆a Batlle y Ordo帽ez 鈥渆s el voto lo que puede unir a los hombres bien intencionados; y es el voto la fuerza que f谩cilmente puede realizar las m谩s justas aspiraciones鈥.

 

Twitter de Pedro