Realidad, urgencia y dolor

Actualmente, la Mesa Interinstitucional para la Prevenci贸n de la Trata y Explotaci贸n de Personas est谩聽 promoviendo el debate sobre el Anteproyecto de Ley Integral sobre Trata y 聽diversas formas de explotaci贸n de Personas en el Uruguay.

Con un importante apoyo de la Organizaci贸n Internacional para las Migraciones (OIM), el car谩cter de 鈥淚ntegral鈥 supone garantizar los derechos humanos en todas sus expresiones.聽Una realidad que expresa urgencia y dolor.聽

La Ley Integral aspira a fortalecer el marco normativo vigente, en base al Protocolo de Palermo y Directrices Internacionales en relaci贸n a los Derechos Humanos.

Se trata de una Ley humanista basada en dos principios fundamentales: PRO persona en general y PRO v铆ctima en particular.

Los ejes fundamentales se describen en distintas acciones: Prevenci贸n; Persecusi贸n; Atenci贸n a V铆ctimas; Protecci贸n a V铆ctimas; Penalizaci贸n.

El aspecto penal debe manejarse con una mirada humanitaria y profundizar los esfuerzos en el seguimiento y reparaci贸n de los da帽os causados en las v铆ctimas como prioridad.

Se diferencia de otros cr铆menes organizados porque 聽involucra directamente a seres humanos (mayoritariamente mujeres, ni帽os/as) tratados como objetos.聽Evidencia una significativa inequidad de g茅nero seg煤n estad铆sticas internacionales.

Este tipo de delito transnacional moviliza aproximadamente cuarenta millones de d贸lares anuales en beneficio de qui茅nes mercantilizan personas en contra de su voluntad, siendo un negocio redituable en el tiempo por especular con la expectativa de vida de las v铆ctimas.

Hablamos de explotaci贸n sexual; v铆ctimas forzadas; matrimonios simulados; embarazo forzado; venta de ni帽as/os; remoci贸n y transferencia de 贸rganos; exclavitud; explotaci贸n laboral; mendicidad obligada; y adopciones irregulares, entre otras actividades que vulneren la dignidad humana.聽

Uruguay hoy es un pa铆s de origen-tr谩nsito y destino. .Ciudades lim铆trofes con fronteras terrestres y/o fluviales presentan mayor vulnerabilidad a este flagelo; la presencia de puertos, intensa actividad tur铆stica, entre otras caracter铆sticas facilitan este tipo de delito. Colonia es uno de los departamentos con alta vulnerabilidad y riesgos de trata y explotaci贸n sexual. Los gobiernos departamentales deben apoyar con pol铆ticas locales que adviertan la din谩mica de organizaciones de trata y denuncien las potenciales rutas internas y externas al territorio nacional. Es necesaria la sensibilizaci贸n y capacitaci贸n 聽obligatoria de los operadores privados del transporte (carga y pasajeros) y tur铆sticos, entre otros, como medida preventiva.

Per煤, Colombia y Argentina tienen leyes y sistemas de control que funcionan eficientemente; Chile reci茅n inicia esfuerzos en el tema. En la regi贸n queda mucho por hacer聽 y requiere del compromiso real de toda la sociedad.

Algunas propuestas a considerar: garantizar los derechos de las v铆ctimas y reparaci贸n de los da帽os no condicionados a la realizaci贸n de la denuncia; que los apoyos por parte del Estado sean gratuitos; crear una Unidad Especializada en Trata con presupuesto propio; que la Ley tenga 鈥渄ientes鈥, lo que significa que para su implementaci贸n cuente con recursos que pueden originarse de los bienes requisados en cr铆menes de estas caracter铆sticas聽 y/o a trav茅s de impuestos de salida del pa铆s聽 c贸mo sucede en Costa Rica (un d贸lar).

Realidad que existe, invisibilizada e hip贸critamente denunciada. Estar omisos al dolor y la urgencia que nos genera el menoscabo de la dignidad humana nos hace reflexionar sobre nuestros derechos y obligaciones para con una sociedad m谩s justa y humanista. Bienvenida la Ley, impostergable debate, imperiosa aprobaci贸n parlamentaria e implementaci贸n en Uruguay.

 

Twitter de Pedro