camara de senadores

Montevideo, 15 de febrero de 2015.

Señor Presidente
De la Cámara de Senadores
Raúl Sendic
Presente

De mi mayor consideración:

Me dirijo a usted a fin de presentar al Senado el adjunto Proyecto de Ley, por el que se faculta al Ministerio del Interior a disponer y utilizar para la operativa policial el armamento, vehículos y aeronaves incautados en el marco de procesos policiales, aduaneros o judiciales.

Sin otro particular saluda a usted muy atentamente,

Pedro Bordaberry
Senador

separador

Proyecto de ley por el que se faculta al ministerio del interior a disponer y utilizar para la operativa policial el armamento, vehiculos y aeronaves incautados en el marco de procesos policiales, aduaneros o judiciales

Proyecto de Ley

Artículo Único: “El Ministerio del Interior podrá disponer y utilizar para la operativa policial el armamento incautado y todos aquellos vehículos y aeronaves, de cualquier tipo, que se encuentren bajo custodia policial, aduanera o judicial, en razón de haber sido incautados en procedimientos policiales o aduaneros, y no reclamados; secuestrados por orden judicial penal o aduanera y no reclamados; robados y recuperados no reclamados; y abandonados no reclamados; hasta tanto la justicia expresamente determine su destino final o hasta tanto no se proceda conforme a lo dispuesto por la ley Nº 18.791 del 11 de agosto de 2011”

Montevideo, 15 de febrero de 2015

Pedro Bordaberry
Senador

separador

Exposición de Motivos

Este proyecto de ley, busca establecer una norma que apunta economizar y optimizar recursos para destinarlos a las tareas de la seguridad ciudadana y a la consiguiente prevención del delito. Actualmente, por la Ley Nº 18.791 del 11 de agosto de 2011, se autorizó al Ministerio del Interior, el Ministerio de Transporte y Obras Públicas y las Intendencias a proceder a la venta, en pública subasta, de los vehículos automotores que retiren de su jurisdicción en determinados casos.

El artículo de este proyecto de ley permitirá que innumerables armas incautadas a la delincuencia así como de vehículos de todo tipo (camionetas, autos, motos y motocicletas) y aeronaves, incautados o secuestrados y que se encuentran parados y depositados en predios bajo custodia a la espera de una resolución judicial sobre la causa, puedan ser empleados en pos de mejorar la seguridad ciudadana y las tareas de prevención del delito.

Debe de consignarse muy especialmente que generalmente con el transcurso del tiempo se produce un notable deterioro y depreciación de los rodados en cuestión lo que en la mayoría de los casos los deja absolutamente inutilizables al grado tal que se han transformado los referidos depósitos de dichos rodados en verdaderos “cementerios de autos”, a lo que se suma el desinterés en muchos casos de los titulares como la lenta tramitación del procedimiento judicial correspondiente.

A modo de ejemplo basta con subrayar que en depósitos policiales a nivel nacional hay vehículos paralizados, gran parte de ellos inutilizables por encontrarse abandonados a la intemperie y sin funcionar durante mucho tiempo.

Situación similar ocurre con mucho armamento incautado a delincuentes el cual se encuentra en aceptable o buenas condiciones y cuyo destino es permanecer depositado también por muy largo tiempo.

Lo que la norma procura es habilitar el empleo de los vehículos y armas en tal situación, a fin de que sean de utilidad para la operativa y acción policial, lo que a su vez repercute en una fuerte economía para el Estado y consecuentemente para la sociedad en su conjunto al no tener que volcar recursos para adquirir estos elementos sino por emplear los incautados en los procedimientos policiales o aduaneros y no reclamados; secuestrados por orden judicial penal o aduanera y no reclamados; robados y recuperados no reclamados; abandonados no reclamados; hasta tanto no se disponga expresamente la efectiva entrega a su legítimo titular o el remate público correspondiente.

Montevideo, 15 de febrero 2015

Pedro Bordaberry
Senador

separador

 

Twitter de Pedro