Proyecto de ley Regla Penal de Reincidencia M煤ltiple o ley de Tercer Delito

camara de senadores

Montevideo, 15 de febrero de 2015.

Se帽or
Presidente de la C谩mara de Senadores
Ra煤l Sendic
Presente

De mi mayor consideraci贸n

Tengo el agrado de someter a consideraci贸n de la C谩mara de Senadores el siguiente proyecto de ley por el que se instaura la regla penal de reincidencia m煤ltiple o ley de tercer delito para los delitos graves.

Sin otro particular, saludo a usted con mi mayor consideraci贸n.

Pedro Bordaberry
Senador

separador

Proyecto de ley por el que se instaura la Regla Penal de Reincidencia M煤ltiple o ley de Tercer Delito para los delitos graves

Proyecto de Ley

Art铆culo 1. (Duplicaci贸n y Triplicaci贸n de m铆nimos y m谩ximos de pena). En la pena a recaer en los delitos de homicidio intencional, lesiones graves intencionales, lesiones grav铆simas intencionales, rapi帽a, rapi帽a con privaci贸n de libertad (copamiento), extorsi贸n, secuestro y violaci贸n, cuando el agente sea reincidente por delitos de igual etiolog铆a que los nombrados, se duplicar谩n los m铆nimos y m谩ximos de la misma.
En caso de ulteriores reincidencias se triplicar谩n los m铆nimos y m谩ximos.
En ning煤n caso, las penas m谩ximas exceder谩n el l铆mite de treinta a帽os previsto en el art铆culo 68 del C贸digo Penal.
Para los casos de reincidencia en el delito de homicidio intencional se aplicaran las penalidades establecidas como circunstancias agravantes especiales y muy especiales previstas expresamente en los art. 311 y 312 del C贸digo Penal.

Art铆culo 2. (Prohibici贸n de libertad anticipada, condicional y salidas transitorias). El recluso reincidente en cualquiera de los delitos de homicidio intencional, lesiones graves intencionales, lesiones grav铆simas intencionales, rapi帽a, rapi帽a con privaci贸n de libertad (copamiento), extorsi贸n, secuestro, violaci贸n, y los delitos previstos en los art铆culos 31 a 35 del Decreto Ley 14.294 de 31 de octubre de 1974 y sus modificativas, deber谩 cumplir efectivamente la totalidad de su condena y no le ser谩n aplicables los institutos de libertad anticipada, libertad condicional, ni la concesi贸n del r茅gimen de salidas transitorias.
Art铆culo 3. (Sistema de Monitoreo) Para el otorgamiento de la concesi贸n del r茅gimen de salidas transitorias o de prisi贸n domiciliaria, ser谩 perceptivo aplicarle al recluso un medio de monitoreo, rastreo GPS y control electr贸nico, tales como pulseras, tobilleras y similares.
El recluso que deba portar un medio de monitoreo y control electr贸nico, en uso de su salida transitoria o prisi贸n domiciliaria, deber谩 preservarlo en las mismas condiciones en que le fuera colocado y con la diligencia de un buen padre de familia.
El retiro no autorizado o la rotura intencional, total o parcial, del medio de control electr贸nico, anteriormente referido, por parte del recluso que deba聽 portarlo聽o de un tercero, en forma intencional, ser谩 castigado con una pena de seis meses de prisi贸n a dos a帽os de penitenciar铆a.

Montevideo, 15 de febrero de 2015

Pedro Bordaberry
Senador

separador

Exposici贸n de Motivos

El presente proyecto tiene como antecedente el presentado en la anterior legislatura y apunta a instaurar la denominada regla penal de reincidencia m煤ltiple o ley del tercer delito (鈥渢hree strikes and you`re out”) para los delitos graves.

En segundo lugar, pretende excluir a los delincuentes Reincidentes de determinados delitos, del beneficio de las Salidas Transitorias y del r茅gimen de libertad anticipada y condicional. Por 煤ltimo, a establecer con car谩cter general el empleo de controles y monitoreo electr贸nicos por GPS (tobilleras o pulseras) para los reclusos que usufruct煤en del r茅gimen de r茅gimen de salidas transitorias y prisi贸n domiciliaria.

Leg铆timamente la ciudadan铆a agobiada por la creciente ola de delincuencia, est谩 cansada de ver delincuentes reincidentes o que usufructuando una salida transitoria, aparecen en la TV donde se informa que los capturaron en un nuevo delito y se detalla el terrible prontuario que poseen en su haber, con varios delitos graves como rapi帽as, copamientos, violaciones y hasta homicidios.

Lo que lleva a la ciudadan铆a honesta a cuestionar: 驴c贸mo es posible que ya estuviera suelto otra vez.?; 驴cu谩ntas v铆ctimas menos existir铆an si ese delincuente estuviera realmente rehabilitado o no hubiese recuperado la libertad tan r谩pidamente?; 驴qui茅n devuelve la vida que tom贸 el delincuente reincidente en su accionar criminal?.

En tal sentido las legislaciones del derecho comparado, han ido instituyendo moderna normativa cuyo prop贸sito es notoriamente, enviar a la delincuencia una se帽al muy clara y firme de que la reincidencia, la habitualidad delictiva, o la vocaci贸n delictiva, ser谩 duramente penada por la sociedad. Tal es el caso de la denominada regla penal 鈥渢hree strikes and you`re out” que se aplica en varios estados de los EE.UU y en otros pa铆ses, como Nueva Zelanda, para combatir la delincuencia reincidente.

Este tipo de regulaci贸n penal se ha apoyado principalmente en la tesis de la atenci贸n sobre el delincuente cr贸nico, al segregarlo de la sociedad por un tiempo prolongado, para evitar que siga reincidiendo y lesionando a la ciudadan铆a; y para tener m谩s tiempo para implementar pol铆ticas de rehabilitaci贸n en el mismo.

Implica asimismo apuntar a reducir el delito mediante las v铆as de la disuasi贸n; incapacitaci贸n y rehabilitaci贸n.

El efecto preventivo disuasorio, se refiere a la reducci贸n de los delitos, como resultado de un aumento en los costos esperados por los delincuentes al percibir que un mayor n煤mero de delincuentes son capturados y enviados a la c谩rcel pon penalidades severas.
El efecto incapacitaci贸n, representa la ca铆da de los delitos como resultado de una reducci贸n en la masa delincuentes que se encuentra en libertad.
Mientas que el tercero refiere a la efectiva reinserci贸n social del recluso rehabilitado.

Las nuevas y estrictas leyes para condenar 鈥 conocidas como 鈥淭hree Strikes鈥 鈥 se dirigen a los que repiten delitos e implican imponer sanciones obligatorias.
Las condenas obligatorias le quita o limita, gran parte de la discrecionalidad del juez para fijar la pena. Se vuelve una aplicaci贸n de penalidades 鈥渉echos a la medida鈥 para aquellos que son condenados por tres o m谩s delitos. La idea detr谩s de estas condenas es que la sociedad es m谩s estrictas y severa con el delincuente consuetudinario o reincidente m煤ltiple.

En nuestro pa铆s, y en similar sentido, el ministro de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Dr. Jorge Chediak, ha opinado p煤blicamente que: “habr铆a que modificar la incidencia de los antecedentes” a la hora de condenar a los delincuentes. En tal sentido, dijo que en Estados Unidos al tercer delito cometido por una persona se lo pena con “largu铆simos a帽os aislado de la sociedad”. El magistrado sostuvo que de esa forma se podr铆a “desestimular” las acciones delictivas, porque quien cometa varios il铆citos “va a estar aislado de la sociedad en largo tiempo hace y eso har谩 que ese ciudadano no delinca”. (Fuente: diario El Pa铆s del 27/1/12).

La regla 鈥淭hree Strikes鈥, como se consign贸, desde el punto de vista de la funci贸n de la pena, es evidente que lo que la inspir贸 fueron objetivos como la disuasi贸n y la segregaci贸n el primer objetivo basado en la idea de que penas tan graves como las establecidas disuaden a potenciales delincuentes de cometer nuevos delitos; y, el segundo, bajo el lema de que un criminal entre rejas no puede cometer delitos en las calles y por lo tanto se salvan vidas y evitan delitos graves.

Como regla general se puede decir que la legislaci贸n comparada prev茅 que por el primer delito se aplica la pena regular establecida para el mismo. Si el delincuente reincide, en su segundo delito, se le aplica una pena sustancialmente mayor. Y para el caso de una tercera o m谩s reincidencias esto conlleva a una pena m谩xima de a帽os.

Hay atenuaciones y variantes seg煤n la legislaci贸n de cada estado, atendiendo por ejemplo a tipos de delitos a los cuales se les aplica esta regla de 鈥渢hree strikes and you`re out”.

Por ejemplo, que en la 鈥渮ona de two strikes鈥 y que se aplicar铆a a los delincuentes que han cometido previamente un delito grave y despu茅s vuelven a cometer otro delito de las mismas o similares caracter铆sticas. En este caso ser铆an condenados a una pena mucho mayor que les corresponder铆a por el delito cometido. Por otra parte, la regulaci贸n conocida como 鈥渢hree strikes鈥 que se utiliza para castigar a los imputados multi-reincidentes, es decir, aquellos que habiendo cometido dos delitos graves previamente, vuelven a cometer otro delito, cualquiera que sea su gravedad, lo que conlleva una pena sin posibilidad de libertad condicional antes de 25 a帽os.

El punto en com煤n es la denominada 鈥渟elective incapacitation鈥 (incapacitaci贸n selectiva) y que puede ser definida como el mayor aislamiento de un delincuente para evitar que pueda cometer nuevos delitos graves. La incapacitaci贸n del delincuente se basa en el pron贸stico de reincidencia, as铆 se intenta predecir de acuerdo con unas variables preestablecidas (el tipo de delito cometido, la personalidad del delincuente, la tasa de reincidencia.
Este modelo tiene una base muy clara: la sociedad renuncia a asumir porcentaje alguno de riesgo de reincidencia y para ello renuncia al principio de proporcionalidad para algunos delitos (los intencionales graves).

Las legislaciones viene adaptando esta regla a sus respectivas realidades delictivas.

En tal sentido se propone para nuestro pa铆s que la referida de la regla penal 鈥渢hree strikes” est茅 limitada para algunos delitos intencionales graves, como los de 鈥渉omicidio intencional, lesiones graves intencionales, lesiones grav铆simas intencionales, rapi帽a, rapi帽a con privaci贸n de libertad (copamiento), extorsi贸n, secuestro, y violaci贸n”.

Y por ende, se prev茅 que en el primer delito se aplique la pena establecida por el C贸digo Penal. En caso de que el autor del delito, incurra en un 2潞 delito de cualquiera de los se帽alados expresamente, se duplique los m铆nimos y m谩ximos previstos, mientras que para el caso de que el autor del delito, incurra en un 3er. o m谩s delitos, se triplicar谩n. No obstante, para todos los casos se establece igualmente que para las penas m谩ximas, 茅stas no exceder谩n el l铆mite de treinta a帽os previsto en el art铆culo 68 del C贸digo Penal.

Simult谩neamente, tambi茅n se establece que para todos los casos de reincidencia de algunos delitos en particular, no ser谩n aplicables los institutos de libertad anticipada, libertad condicional, ni el beneficio de las salidas transitorias.

En el contexto actual de incremento de la inseguridad ciudadana el Estado debe emitir se帽ales claras a la delincuencia respecto a la respuesta penal que dispone frente al caso de delincuentes habituales, que reinciden una y otra vez en su comportamiento delictivo, diferente de aquellos casos de delincuentes realmente primarios.

Es de consignar que muchos de los liberados tras el cumplimiento de su condena o por recibir libertad anticipada o beneficiados con el sistema de salidas transitorias -que supuestamente est谩 haciendo un proceso de reinserci贸n social, dejar la c谩rcel por unos d铆as o unas cuantas horas- son recapturados a poco de violar el r茅gimen, otros directamente no regresan y se mantienen pr贸fugos y por otro lado, semana a semana se conocen detenciones de personas que delinquen bajo este sistema, habi茅ndose constatado decenas de rapi帽as, copamientos y hasta asesinatos protagonizados por reclusos reci茅n liberados o en r茅gimen de salidas transitorias.
Muy presumiblemente existan otra infinidad de delitos tambi茅n cometidos por delincuentes liberados o en uso de salidas transitorias pero en la medida que no son atrapados no constan en las estad铆sticas. Una situaci贸n an谩loga seguramente se da con reclusos que han obtenido el beneficio de libertad anticipada.

En tal sentido, habitualmente la prensa da cuenta p煤blicamente de innumerables delitos cometidos por reincidentes que recuperaron la libertad hace poco tiempo, o que usufructuando una salida transitoria cometieron una nueva acci贸n delictiva o que aprovecharon la misma para fugarse, no regresar al establecimiento de detenci贸n y se mantienen pr贸fugos. A su vez en varias oportunidades fuentes de la Polic铆a capitalina han hecho saber que el incremento de los delitos entre el viernes y el domingo es un hecho claramente comprobable.
Si bien no hay estudios concretos, sobre la incidencia de las salidas transitorias en los delitos, existen datos que permiten afirmar que los fines de semanas (especialmente viernes y s谩bado) los 铆ndices se disparan notablemente. Fuente: http://www.lr21.com.uy/justicia/56277-salidas-transitorias-generan-polemica-y-preocupacion.
Resulta muy llamativo el aumento de los delitos durante los fines de semanas, lo que coincide con que en esos d铆as (de viernes a lunes de ma帽ana) se otorgan la mayor铆a de las salidas transitorias.

Asimismo se consigna, que el ministro de la Suprema Corte de Justicia, Dr. Jorge Chediak, opin贸 oportunamente, que se debe “afinar muy bien la situaci贸n” de las liberaciones anticipadas de reclusos porque quiz谩s a las autoridades se les est茅 “yendo la mano” autorizando excarcelaciones de personas que no est谩n en condiciones de hacer uso de ese beneficio. “En lo personal, como ministro de la Suprema Corte de Justicia, que es el 贸rgano que da la libertad anticipada, no he tenido m谩s remedio que firmar algunas a煤n no estando de acuerdo porque la ley obliga y la Corte no tiene la potestad absoluta de denegar la libertad cuando los informes son favorables” (Fuente: diario El Pa铆s del 27/1/2012).

Cabe se帽alar tambi茅n que, en Agosto de 2012, el comisionado parlamentario present贸 un estudio sobre el porcentaje de reincidencia de los reclusos beneficiados por la Ley de libertad anticipada y provisional, N潞 17.897, de 19 de setiembre de 2005, de donde surg铆a que a esa fecha, hab铆an reincidido el 39,25% de los liberados anticipadamente. Fuente: http://www.montevideo.com.uy/noticias-177962-1.html

Por lo expuesto, se considera oportuno que los beneficios de las Salidas Transitorias y del r茅gimen de libertad anticipada y condicional, en determinados delitos, se limiten para brindar una oportunidad a la persona que comete un delito por primera vez, es decir a aquellos considerados primarios. Por el contrario para el caso de las personas que reinciden en determinados delitos, deben recibir una respuesta clara y contundente por parte de la sociedad y del Estado, no accediendo de ninguna forma a los beneficios de salidas transitorias o libertad anticipada.

Por 煤ltimo se entiende necesario extender el monitoreo y control a trav茅s de medios electr贸nicos con rastreador GPS a los reclusos que usufruct煤en salidas transitorias o prisi贸n domiciliaria. Por ende se establece un nuevo requisito o elemento, para el otorgamiento de la concesi贸n del r茅gimen de salidas transitorias de los reclusos, en general y de prisi贸n domiciliaria.
Se dispone que ser谩 perceptivo para el recluso en r茅gimen de salida transitoria o de prisi贸n domiciliaria, el empleo de medios de rastreo y control electr贸nico tales como pulseras, tobilleras y similares. Y que deber谩 preservarlo en las mismas condiciones en que le fuera colocado y con la diligencia de un buen padre de familia.
Para finalizar se penaliza el retiro no autorizado o la rotura intencional, del medio de control electr贸nico, anteriormente referido, por parte del recluso que deba聽 portarlo聽o de un tercero, en forma intencional.

Sobre este 煤ltimo aspecto, cabe consignar, que el Director Nacional de Polic铆a, Insp. Julio Guarteche afirmo que “han solicitado al Ministerio del Interior que a los presos que todav铆a no han cumplido su pena, pero que por alguna causal logran salidas se les apliquen tobilleras para que podamos saber d贸nde est谩n” (diario el Pa铆s del 2/10/2014).

Mientras que el propio ministro del Interior, E. Bonomi, ha se帽alado que “el gobierno planificaba extender este sistema (de tobilleras electr贸nicas) para controlar la prisi贸n domiciliaria y las salidas transitorias de presos” (diario El Observador 10/11/2014 y p谩gina web de la presidencia del 07/08/2014 http://www.presidencia.gub.uy/comunicacion/comunicacionnoticias/tobillera-salida-transitoria).

Montevideo, 15 de febrero de 2015

Pedro Bordaberry
Senador

separador

 

Twitter de Pedro