Proyecto de ley por el que se actualiza y aclara el concepto de Leg铆tima Defensa

camara de senadores

Montevideo, 15 de febrero de 2015

Se帽or Presidente
De la C谩mara de Senadores
Ra煤l Sendic
Presente

De mi mayor consideraci贸n:

Me dirijo a usted a fin de presentar al Senado el adjunto Proyecto de Ley, por el que actualiza y aclara el concepto y condiciones relativas a la leg铆tima defensa.

Sin otro particular saluda a usted muy atentamente,

Pedro Bordaberry
Senador

separador

Proyecto de ley por el que actualiza y aclara el concepto y condiciones relativas a la Leg铆tima Defensa

Proyecto de Ley

Art铆culo聽1潞.-聽Sustituyese el art铆culo聽26, del C贸digo Penal, por el siguiente:

“ART脥CULO聽26.- (Leg铆tima defensa).- Se hallan exentos de responsabilidad:

El que obra en defensa de su persona o derechos, o de la persona o derechos de otro, siempre que concurra alguna de las circunstancias siguientes:
a) Agresi贸n ileg铆tima
b) Necesidad racional del medio empleado para repelerla o impedir el da帽o. Se considerar谩 racional la convicci贸n objetivamente fundada de qui茅n se defiende, respecto del medio empleado
c) Falta de provocaci贸n suficiente por parte del que se defiende

Se entender谩 que concurren estas tres circunstancias, respecto de aquel que defiende la entrada de una casa habitada o de sus dependencias, o emplea violencia contra el individuo extra帽o a ella, que es sorprendido dentro de la casa o de las dependencias.
Tambi茅n se considerar谩 que concurren estas tres circunstancias respecto del que defiende de igual forma cualquier local de trabajo, comercio, industria, o similar contra el que penetre o trate de penetrar al mismo con violencia o amenazas.
En las zonas urbanas son dependencias de la casa: los balcones, terrazas, azoteas y garajes o similares, siempre que tengan una razonable continuidad con la vivienda, al punto de constituir dependencias de ella.

En zonas suburbanas o rurales son dependencias: galpones, instalaciones, carnicer铆as, criaderos de toda especie, tambos, dep贸sito de herramientas, de granos y/o similares, siempre que tengan una razonable continuidad con la vivienda, al punto de constituir dependencias de ella.

El tercer requisito no es necesario trat谩ndose de la defensa de los parientes consangu铆neos en toda la l铆nea recta y en la colateral hasta el segundo grado inclusive, el c贸nyuge, de los padres o hijos naturales reconocidos o adoptivos, siempre que el defensor no haya tomado parte en la provocaci贸n.

El que obra en defensa de la persona o derechos de un extra帽o, siempre que concurran las circunstancias expresadas en el inciso聽1潞 y la de que el defensor no sea impulsado por venganza, resentimiento u otro motivo ileg铆timo, se encuentra inclu铆do en el concepto de leg铆tima defensa.

Asimismo, se presumir谩 igual concurrencia de circunstancias respecto de aquel que durante la noche repeliere ingreso de personas extra帽as a un predio r煤stico ubicado en zona suburbana o a un establecimiento rural cercado, seg煤n lo establecido a este respecto por el art铆culo聽356. No obstante la condici贸n de nocturnidad no ser谩 requerida cuando el leg铆timo ocupante, dependiente o encargado de un establecimiento rural empleare violencia contra cualquier extra帽o, que habiendo penetrado en forma ilegitima, empu帽are o portare armas en forma ostensible”.

Montevideo, 15 de febrero de 2015

Pedro Bordaberry
Senador

separador

Exposici贸n de Motivos

El presente proyecto de ley tiene como antecedentes, el presentado por el ex Representante por Soriano, Jos茅 Amy, en la anterior legislatura (Carpeta N潞 1515 de 2012- Repartido N潞 843
Mayo de 2012).

El actual art铆culo 26 del C贸digo Penal, que describe la leg铆tima defensa, justifica el medio empleado para “repeler o prevenir la agresi贸n ileg铆tima”.

En t茅rminos generales este proyecto apunta a actualizar y aclarar el concepto y las condiciones de la leg铆tima defensa, prevista en el referido art. 26 del C贸digo Penal. Esclareciendo el concepto (teniendo en cuenta el estado emocional y las presiones psicol贸gicas de quienes apelan a la leg铆tima defensa, al enfrentar a los delincuentes) e introduciendo pautas que permitan objetivar la apreciaci贸n de la racionalidad de la defensa ante el ataque; as铆 como ampliar la leg铆tima defensa -extendiendo la protecci贸n legal de la v铆ctima frente al agresor a toda la jornada y no solamente de noche, adem谩s de tambi茅n ampliar la noci贸n de dependencias del defendido.

Hay que partir especialmente de la consideraci贸n de la v铆ctima, de la situaci贸n f铆sica y sicol贸gica la que se lo somete y enfrenta. La v铆ctima es el padre de familia, el trabajador, el comerciante, el ciudadano honesto, ajeno al crimen y se le impone una situaci贸n de violencia, con riesgo para su persona o su familia. Que se vea sometida como v铆ctima del delito a una extraordinaria situaci贸n de miedo, de angustia, de temor y hasta de humillaci贸n cuando un individuo lo amenaza y lo agrede ileg铆timamente y sin provocaci贸n. Debe recordarse que la v铆ctima no sali贸 ni fue a matar a nadie, sino que vinieron a matarlos a ellos. En suma, la protecci贸n del ciudadano debe adecuarse a la altura de la circunstancias, para no incrementar el sentimiento de indefensi贸n y alarma social. Debe considerar m谩s a la v铆ctima que al agresor delincuente.

En particular las modificaciones propuestas implican:
En primer lugar, se ampl铆a, aclara la redacci贸n y el alcance del concepto y las condiciones a que refiere el art铆culo聽26, referente a la Leg铆tima Defensa. A tales efectos se introducen pautas que permitan objetivar la apreciaci贸n de la racionalidad de la defensa ante el ataque. Se otorga as铆 la potestad de que la persona que se defendi贸 en el ejercicio de la leg铆tima defensa puede argumentar e intentar demostrar que estaba convencida de que no ten铆a otra alternativa que hacer lo que hizo para salvar su vida o la de su familia.
De esta forma se pretende zanjar un tema de que es el que m谩s se discute y que incluso ha provocado sentencias diferentes respecto a casos similares, que es sobre la interpretaci贸n sobre la racionalidad del medio empleado para repeler el ataque.
Simult谩neamente, se da referencia a la protecci贸n legal de la v铆ctima frente al agresor, a toda la jornada y no solamente de noche como ocurre actualmente.
Se sumar铆a, que adem谩s del hogar y la dependencia del defendido, se extiende la legitimidad al 鈥渓ugar de trabajo, comercio, industria o similar鈥.
Con esto, se intenta actualizar las circunstancias de justificaci贸n en que se emplea la “leg铆tima defensa”, aspecto que fue reclamado por expertos juristas y operadores judiciales, que analizaron el tema en la C谩mara de Comercio, en el a帽o 2011 (diario La Rep煤blica del 1/12/2011).
Otro punto fundamental es aclarar el concepto de “dependencias”, tanto en zonas urbanas (donde pasa a incluir los balcones, terrazas, azoteas y garajes o similares), como para en zonas suburbanas o rurales (comprendiendo a galpones, instalaciones, carnicer铆as, criaderos de toda especie, tambos, dep贸sito de herramientas, de granos o similares).
Por 煤ltimo, se establece que se presumir谩 igual concurrencia de circunstancias respecto de aquel que durante la noche repeliere ingreso de personas extra帽as a un predio r煤stico ubicado en zona suburbana o a un establecimiento rural cercado, seg煤n lo establecido a este respecto por el art铆culo聽356. No obstante la condici贸n de nocturnidad no ser谩 requerida cuando el leg铆timo ocupante, dependiente o encargado de un establecimiento rural empleare violencia contra cualquier extra帽o, que habiendo penetrado en forma ilegitima, empu帽are o portare armas en forma ostensible.
La cr贸nica policial en la prensa y dem谩s medios, alcanza 煤ltimamente un protagonismo que jam谩s hab铆a tenido. Se lo debe al auge arrollador de la criminalidad y de la violencia que ella conlleva, una amenaza que provoca distintas reacciones de la ciudadan铆a. Entre ellas el temor y el miedo, por el cual mucha gente intenta protegerse enrejando puertas y ventanas o incluso comprando un arma para una eventual defensa. Ninguno de esos recursos se pondr铆a en pr谩ctica si la actividad criminal no se hubiera agravado como lo ha hecho en los 煤ltimos a帽os.
Entre las actitudes adoptadas por las v铆ctimas, se encuentran las que suelen enmarcarse en la figura jur铆dica conocida como defensa propia o leg铆tima defensa, una posibilidad cuyos ejemplos se multiplican al mismo ritmo que la proliferaci贸n delictiva.
Corresponde por todo lo expuesto, actualizar este instrumento en la defensa de los derechos humanos de las v铆ctimas.

Montevideo, 15 de febrero de 2015

Pedro Bordaberry
Senador

separador

 

Twitter de Pedro