“A MI ME PREOCUPA EL LIBRO”

Sesi贸n sobre las excepciones a la ley de derechos de autor, donde no votamos dos de los cinco art铆culos propuestos

 

Queremos ratificar las expresiones del se帽or senador Amor铆n, en especial con relaci贸n a esas dos objeciones claras y contundentes, cuyos fundamentos no han sido conmovidos por las explicaciones que se dieron.

En primer lugar, queremos decir que nosotros acompa帽amos las excepciones fundados en un inter茅s importante: que los estudiantes puedan acceder al material. Ese es el inter茅s superior que hoy estamos valorando para votar estas excepciones. Acompa帽amos esa preocupaci贸n, pero no la encontramos en la norma que cit贸 el se帽or Amor铆n, que est谩 hecha con una amplitud que excede el inter茅s de los estudiantes de acceder al material. Parecer铆a ser que ese inter茅s de los estudiantes se transforma en un caballo de Troya dentro del cual ingresan otros intereses. No vemos por qu茅, por lo menos, no se limita eso. Se incluyen intereses de terceros dentro de esta modificaci贸n.

En segundo lugar, nos llama la atenci贸n que se suprima una sanci贸n. Todos sabemos que si existe una norma que establece prohibiciones 鈥揷omo existe鈥 y otra norma que establece excepciones 鈥搎ue ahora estamos ampliando鈥, es porque hay algunas prohibiciones que siguen subsistiendo, y si se viola una norma tiene que existir una sanci贸n. Ese es un principio b谩sico del derecho. Obviamente, si no se est谩 de acuerdo con la sanci贸n, habr铆a que buscar otra, pero no eliminar toda sanci贸n, porque entonces se transforma en lo que desde el punto de vista jur铆dico se llama 芦una norma en blanco禄, que establece una obligaci贸n pero no una sanci贸n y, por ende, nadie debe cumplirla. Podemos discutir si la multa o la sanci贸n pecuniaria es buena o mala. 隆Hag谩moslo! Pero si ella no es la mejor soluci贸n, 驴cu谩l es? Debemos ponerla.

Por otra parte, en m谩s de una alocuci贸n se han hecho referencias gen茅ricas a una cantidad de regulaciones legales e internacionales que son distintas en cuanto a la materia sobre la que recaen y en cuanto a las soluciones. Quiz谩s sea bueno ser precisos en eso porque, en la cr铆tica, de repente se toma la soluci贸n de una materia para aplicar a otra, y hay que ser claro en cuanto a que el amplio campo de la propiedad intelectual, de la creaci贸n, ha recibido en el sistema jur铆dico 鈥搉o solamente en el nuestro, sino en la mayor铆a de los pa铆ses鈥 distintas soluciones, tanto seg煤n la materia sobre la que recae, como en funci贸n de los tiempos de protecci贸n. 驴Por qu茅? Porque el gran campo de la propiedad intelectual se divide en dos sectores: los derechos de autor y la propiedad industrial, que tiene tratamientos distintos. Los derechos de autor tienen much铆simos a帽os de protecci贸n, pero los de la propiedad industrial son distintos.

En la propiedad industrial est谩n las patentes, que tienen un plazo de 15 a帽os e incluso tienen la posibilidad de que se soliciten licencias obligatorias cuando los precios no son adecuados o cuando no se puede acceder a los productos por los precios de los mercados. O sea que tienen una regulaci贸n distinta.

En la propiedad industrial tambi茅n est谩n las marcas, las denominaciones de origen, que tienen un plazo de diez a帽os pero pueden ser renovadas indefinidamente por todo el tiempo que se quiera.

En la propiedad industrial, adem谩s, est谩n los dise帽os industriales, que tienen un plazo que va de tres a cinco a帽os; o los modelos de utilidad que mejoran una patente, con un plazo de siete a diez a帽os.

Entonces, traer cr铆ticas a esto haciendo referencia a lo que se aplica a la propiedad industrial para justificar lo que hace a los derechos de autor, nos parece que no es adecuado. Si lo fuera, deber铆a aclararse que las soluciones son distintas.

Adem谩s de eso, dentro de los derechos de autor 鈥揹onde nos encontramos, obviamente, con el copyright, que se mencion贸 hoy鈥 tambi茅n se incluyen los software como creaci贸n del intelecto, pero no el hardware, porque es objeto de una patente de invenci贸n.

鈥揝i vamos al software 鈥搚 ya pasamos un aviso鈥, hay un proyecto que ayudar铆a mucho al acceso a la informaci贸n, que se encuentra a estudio de esta C谩mara pero que no se trata. Me refiero al proyecto de ley relativo a la neutralidad en la red. Lo menciono porque, si vamos a hablar de grandes corporaciones que hacen lobby para afectar el acceso a la informaci贸n, hablemos de lo que est谩 pasando en Estados Unidos con Verizon, Comstar, etc茅tera, que est谩n tratando de privilegiar el acceso a Internet. Y nosotros seguimos pregonando que todos 鈥揺l que tiene el poder econ贸mico m谩s grande, pero tambi茅n el estudiante que est谩 empezando su carrera鈥 tengan el mismo acceso a Internet. Hay algunas empresas en el mundo que est谩n tratando de sacar un lucro 鈥搎ue en definitiva es el fin de una empresa鈥 buscando, justamente, que no exista esa neutralidad en la red. Deber铆amos tratar ese proyecto si vamos por este camino.

Ya a Ortega y Gasset, all谩 por 1920, al estudiar algunas tribus del norte de Am茅rica le llam贸 la atenci贸n que en ellas se condenaba severamente el robo de canciones, cuando no se condenaba el hurto de cosas materiales. Es decir, si alguien cantaba la canci贸n de otro, era penalizado por la tribu. En aquel entonces Ortega y Gasset ve铆a un esbozo de la riqueza que hoy tiene ese pa铆s, en cuanto protege la creaci贸n del intelecto con tanta o m谩s fuerza que los bienes materiales.

Me parece que es muy buena la propuesta que figura en un art铆culo aditivo de crear una comisi贸n de seguimiento de esta ley, porque tenemos que darnos cuenta de que hoy estamos beneficiando a los estudiantes pero a costa de alguien. 驴De qui茅n? De las casas editoriales pero, sobre todo, de los autores. Y la protecci贸n del derecho de creaci贸n del autor es esencial.

En este mes y en este a帽o se cumplen 400 a帽os de la muerte de los dos m谩s grandes autores de la literatura universal: William Shakespeare y Miguel de Cervantes Saavedra, que coincidentemente mueren en el mismo mes y a帽o. 驴C贸mo publicaban esos autores? 驴C贸mo publicaban Shakespeare y Cervantes? Cervantes ten铆a que andar atr谩s de benefactores que tuvieran la autorizaci贸n para publicar a fin de que le consiguiera el permiso para hacerlo y as铆 poder vivir de ello. Por su parte, Shakespeare iba detr谩s de la reina o el rey para que le compraran las piezas teatrales que escrib铆a y as铆 poder exhibirlas.

驴Qu茅 hubiera pasado con Gabriel Garc铆a M谩rquez sin los derechos de autor? 驴Hubi茅ramos tenido esos Cien a帽os de soledad? Es famoso el cuento: luego de terminarlo, Garc铆a M谩rquez habla con la casa editorial pero no ten铆a plata para enviarlo por correo a Buenos Aires. Entonces, empe帽a las joyas de la mujer. Despu茅s s铆 se public贸, y atr谩s vinieron los Fuentes, los Vargas Llosa y 隆cu谩ntos uruguayos! 驴No debi茅ramos pensar tambi茅n en esos docentes de la Facultad que se ven alentados, incentivados a escribir? Y tambi茅n est谩n las editoriales, que no solamente le pagan al docente que escribe, sino al que dise帽a el libro, etc茅tera. Los estamos afectando. No digo que no lo hagamos en casos excepcionales como el acceso a la educaci贸n; voy a votar para hacerlo (en los hechos ya exist铆an excepciones fundadas en ello). Pero seamos conscientes de que estamos afect谩ndolos y quiz谩s el d铆a de ma帽ana haya menos personas que escriban, porque no encuentran la m铆nima remuneraci贸n. Hoy ya no se hacen ricos por publicar en el Uruguay; vamos a decir la verdad. 驴No debi茅ramos, en esa comisi贸n de seguimiento, pensar en qu茅 beneficios les podemos dar para alentar que publiquen y que escriban? 驴No debiera ser parte de esto? Creo que s铆. Me parece que le falta algo a esta ley, que es atender esa otra situaci贸n.

Sobre el acceso a los libros que se escriben, puede haber todo tipo de motivaci贸n. La que se menciona es muy loable y, junto con ella, va el prestigio que da publicar, que tambi茅n 鈥搉o hay que negarlo鈥 existe. Otro autor querr谩 ganar dinero, poder dedicarse exclusivamente a escribir, y tambi茅n es aceptable. Pero ese acceso hay que vehiculizarlo. No se trata de que el autor pase el texto a mime贸grafo o lo escriba a m谩quina y lo suba a Internet. 隆No! Ese autor quiere publicar un libro, y eso tiene un costo de diagramaci贸n, de armado, etc茅tera. Es m谩s barato publicar un libro que sacar fotocopias. La diferencia es que el libro est谩 armado y tiene una cantidad de costos, entre ellos el del autor. Esa es la realidad. Y lo que decimos es que ese acceso se va a ver perjudicado y debi茅ramos prestarle atenci贸n. Me preocupa que haya menos personas que escriban o que puedan publicar libros.

En definitiva, uno ya est谩 quedando antiguo y viejo, pero lo que me preocupa es el libro.

Dec铆a Borges en una de sus conferencias: 芦De los diversos instrumentos del hombre, el m谩s asombroso es, sin duda, el libro. Los dem谩s son extensiones de su cuerpo. El microscopio, el telescopio, son extensiones de su vista; el tel茅fono es extensi贸n de la voz; luego tenemos el arado y la espada, extensiones de su brazo. Pero el libro es otra cosa: el libro es una extensi贸n de la memoria y de la imaginaci贸n禄.

Entonces, cuando estamos tomando medidas que son muy buenas para el acceso de los estudiantes a los libros, pero que tambi茅n permiten hacer fotocopias a los que no son estudiantes, sin sanci贸n, pido que pensemos un minuto en el libro y no las votemos.

El libro no va a estar amenazado s贸lo por esta ley, que va a quedar vieja y obsoleta dentro de muy poco. El libro hoy est谩, al igual que otras creaciones del intelecto, amenazado por los avances de la tecnolog铆a. 聽 聽 聽 聽 Hoy ya no nos preocupa si podemos repetir y cantar las canciones de los indios norteamericanos, como le pasaba a Ortega y Gasset en 1921; tenemos Spotify, que baja la m煤sica en un minuto por poco dinero. Y tenemos Kindle y Amazon, que nos dan el acceso por Internet y le dan el derecho al autor de cobrar. En definitiva, estamos legislando tarde. De manera que encaremos este problema que hoy tienen los alumnos, pero estudiemos bien este asunto porque dentro de muy poco vamos a tener que volver a 茅l para legislar sobre las nuevas tecnolog铆as que lo est谩n afectando. Y ojal谩 que no afecten lo m谩s importante, que es el contenido del libro, que es la palabra.

Dice Gabriel Garc铆a M谩rquez creo que en El olor de la guayaba que cuando era un ni帽o iba caminando por la calle y ven铆a un ciclista a todo lo que da que lo iba a atropellar. En ese momento pasaba un cura que le grit贸 芦隆Cuidado!禄, y el ciclista se desvi贸 y termin贸 hecho pomada. Entonces, el cura le dijo a ese ni帽o que era Garc铆a M谩rquez: 芦驴Viste el valor que tiene la palabra?禄. Y 茅l aprendi贸.

Gracias, se帽or presidente.

 

Twitter de Pedro