Importacion de aparatos de intercepci贸n

Proyecto de Ley presentado por el Diputado Jos茅 Amy

Los avances tecnol贸gicos operados en los 煤ltimos a帽os permiten disponer, f谩cilmente y a costos moderados, de equipos aptos para realizar escuchas telef贸nicas, ya sea en materia de telefon铆a fija o m贸vil (celular), as铆 como para la vigilancia electr贸nica de personas.

Las operaciones que se pueden ejecutar con estos equipos, constituyen una verdadera intromisi贸n en la intimidad de las personas o, incluso, pueden llegar a convertirse en actos preparatorios de alguna clase de delito (extorsi贸n, secuestro, etc.).

En el Uruguay, las escuchas telef贸nicas solo pueden ser autorizadas por un juez y hacerse efectivas por entidades p煤blicas (ANTEL, Polic铆a, etc.); por tanto, no se justifica la importaci贸n libre de estos equi-pos, as铆 como tampoco su venta a particulares o entidades p煤blicas no habilitadas.

Si las escuchas telef贸nicas o la vigilancia electr贸nica son actividades que solo se admiten mediando una autorizaci贸n judicial, la tenencia o el uso de equipos aptos para tal fin por parte de quienes no est谩n habilitados por ley para realizar tales acciones, constituyen una conducta preparatoria de actos contrarios a la ley.

La m谩s prestigiosa doctrina constitucionalista uruguaya reconoce el derecho a la intimidad como un derecho protegido por la Constituci贸n, de acuerdo con lo previsto en los art铆culos 10, inciso primero, y 72, no admiti茅ndose ninguna intromisi贸n en el 谩mbito reservado a la vida privada de las personas. Dicha protecci贸n alcanza no solo a las acciones de las autoridades p煤blicas, sino tambi茅n frente a los particula-res.

Asimismo, el art铆culo 28 de la Constituci贸n ampara el derecho al secreto de las comunicaciones, consagrando su inviolabilidad y admitiendo su interceptaci贸n solo cuando as铆 lo establezca una ley dictada por razones de inter茅s general. La ley penaliza como delitos a aquellas conductas que atentan contra el derecho al secreto de las comunicaciones, en el 鈥淐ap铆tulo III 鈥 Delitos contra la inviolabilidad del secreto鈥, del 鈥淭铆tulo XI 鈥 Delitos contra la libertad鈥, del C贸digo Penal.

Entendemos, entonces, que tanto la importaci贸n como la comercializaci贸n de aparatos aptos para realizar escuchas o interceptaciones telef贸nicas o vigilancia electr贸nica de personas, cualquiera sea la tecnolog铆a empleada o las modalidades de interceptaci贸n utilizadas, deben ser prohibidas.

No existen dudas en cuanto a que, en este caso, el derecho a la libertad de comercio debe ceder ante los derechos a la intimidad y al secreto de las comunicaciones.

En consecuencia, como forma de salvaguardar los referidos derechos individuales, entendemos debe sancionarse la tenencia, el transporte o el dep贸sito de los referidos equipos o aparatos, procedi茅n-dose a incautar los mismos y destruirlos.

 

PDF 禄 Proyecto para la prohibicion de la importacion de aparatos de intercepcion bloqueo y seguimiento electronico a las personas

 

Twitter de Pedro