Designar “Don Pedro Benito Solari” la escuela N潞 105

SE脩OR BORDABERRY.- Pido la palabra.

 
SE脩OR BORDABERRY.– Gracias, se帽ora presidente.

 
A veces, cuando nombramos una escuela nos parece, m谩s que nada, que estamos cumpliendo con un simple tr谩mite por el que le ponemos el nombre de alguien que colabor贸 con dicha instituci贸n. Eso es cierto y en este caso la escuela n.潞 105 de Salto debe su ubicaci贸n y su terreno a una donaci贸n de don Pedro Benito Solari. Pero nos parece que no podemos motivar solamente en esa donaci贸n de un predio la explicaci贸n de por qu茅 dicha escuela debe llevar su nombre.

 
Pedro Benito Solari fue uno de los grandes hijos de inmigrantes que trabaj贸, dej贸 huella e hizo mucho por su Salto, pero tambi茅n por el Uruguay todo. Era hijo de un italiano y una vasca 鈥揹escendiente de italianos, descendiente de vascos鈥, estudi贸 en Salto y se vino a Montevideo a cursar la carrera de Ingenier铆a, que debi贸 abandonar porque a los diecinueve a帽os falleci贸 su padre. Retorn贸 para acompa帽ar a su madre y hacerse cargo de todo el trabajo que hac铆a su propio padre. 隆Por suerte volvi贸! Dicen que el conocimiento que ten铆a de la matem谩tica lo llev贸 a estudiar Ingenier铆a y lo aplic贸 luego a lo que fue su primera gran huella: la citricultura. Despu茅s continu贸 con los olivos y luego con la forestaci贸n, y todo esto en los a帽os 30. Todo esto result贸 en un gran aporte para su departamento y para el pa铆s.

 
En la citricultura fue uno de los pioneros. Desde un principio vislumbr贸 el potencial que las tierras y el clima de Salto ofrec铆an para el cultivo de la citricultura como fuente de trabajo y riqueza para la regi贸n. Hoy, sin lugar a dudas, la citricultura es una parte fundamental de la econom铆a del litoral.
脡l no se qued贸 simplemente con lo que percib铆a sino que viaj贸 a los Estados Unidos, en 1932, y particip贸 en cursos de verano en la universidad de Riverside, al sur de California. Esa universidad ten铆a una estaci贸n experimental de citrus que ten铆a como meta desarrollar esos cultivos y los nuevos avances en la fertilizaci贸n y canalizaci贸n de tierras. Quiz谩s hoy en d铆a esto pueda parecer algo no novedoso, pero viajar a los Estados Unidos en la d茅cada de los a帽os treinta, a una estaci贸n experimental para formarse en un curso de verano y desarrollar la citricultura en Salto, 隆vaya si era de un visionario! Visit贸 quintas de citrus, se vincul贸 a prestigiosos viveros y profesores para conseguir yemas de alta calidad y nuevas variedades.
En 1954 volvi贸 a Estados Unidos, al Estado de Florida 鈥揺l Estado de la naranja鈥, para mantenerse al d铆a en los 煤ltimos avances de la citricultura y empaparse de las nuevas t茅cnicas en la extracci贸n de jugos, que era lo que, a su juicio, completar铆a el ciclo industrial que merec铆a la citricultura.

 
Esa visi贸n de don Pedro Benito Solari llevaba a que no solamente apostara a que se plantara citrus y se exportara naranjas, sino que tambi茅n se sumara valor agregado. Es as铆 que apost贸 no solo a las nuevas t茅cnicas con un nuevo portainjerto o pie para las copas de citrus o con la combinaci贸n de dos plantas, sino que adem谩s apost贸 mucho al marketing. As铆 fue que empez贸 a exportar naranjas dulces criollas y las mandarinas tangerinas, y pese a que enfrentaba la plaga de langostas, las escasas t茅cnicas conocidas y las enfermedades 鈥揾oy se conoce todo y hay remedio para todo, pero en aquel entonces eran acciones de pionero鈥, 茅l sigui贸 apostando a la calidad de los suelos de Salto y al clima. Vislumbr贸 un porvenir del que era visionario: un cultivo moderno basado en la citricultura innovadora, proyectado al mercado exterior. Apost贸 a la exportaci贸n de fruta fresca, a plantar y cultivar fruta de alta calidad para acceder a los mercados mundiales; apost贸 a Europa. Plant贸 viveros con todas las variedades que hab铆a tra铆do de Estados Unidos; plantaba en curvas de nivel, siguiendo la sinuosidad de los perfiles de las pendientes de los suelos a fin de evitar la erosi贸n. 隆Todo esto suced铆a en la d茅cada de los treinta!

 
En aquel momento viajaban t茅cnicos de Entre R铆os o de Estados Unidos a observar lo que 茅l hac铆a en Salto y as铆 fue que abri贸 el mercado europeo e hizo su primera exportaci贸n de fruta fresca a Holanda, Francia, Inglaterra y Hamburgo, donde ese producto era recibido como de calidad extraordinaria. Esa corriente exportadora se suspendi贸 con la Segunda Guerra Mundial, ya que dos de los barcos mercantes que transportaban la fruta de don Pedro Benito Solari fueron hundidos por barcos alemanes, pero all谩 por la d茅cada de los treinta 茅l segu铆a enviando peri贸dicamente la producci贸n, en chatas, a Buenos Aires, desde el puerto de Salto. Ten铆a una firma consignataria en Buenos Aires 鈥揌udson y Ciovini鈥 y hasta se llam贸 鈥淐ampeona鈥 a una de las variedades que, por su tama帽o y sabor, ten铆a mucha demanda en el mercado.

 
Tambi茅n vend铆a, obviamente, en los puestos 17 y 19 del Mercado Modelo, en Montevideo, y se preocupaba por crear un h谩bito del consumo de c铆tricos en los uruguayos, a trav茅s de afiches y mensajes publicitarios que proclamaban las bondades de esa fruta que conten铆a la vitamina C. Eso fue hace ochenta a帽os. Necesitaba packing, empaquetadores, y ten铆a que usar el de otras frutas.
Organiz贸 exposiciones citr铆colas en Salto y en Montevideo.

 
All谩 por los cincuenta instal贸 la primera f谩brica de jugos citr铆colas, agregando valor a esa producci贸n. Extra铆a el jugo de citrus, que despu茅s era embotellado en damajuanas y vendido a la f谩brica Crush, en Montevideo.
El jugo de pomelo se vend铆a a Cubsa, Compa帽铆a Uruguaya de Bebidas sin Alcohol. En su botella se le铆a: 芦Grape Fruit. Elaborado con frutas de Pedro B. Solari 鈥 Naranjales (Salto)禄.
Tambi茅n vend铆a a Salus, para la elaboraci贸n de aquel pomelo excepcional que ya no se produce m谩s, pero que muchos deben conocer. Asimismo, le vend铆a a Coca Cola Export.

 
Por esto es que es mucho m谩s que el nombre de una escuela de lo que estamos hablando. 隆Estamos hablando de un uruguayo excepcional!
Apoy贸 e integr贸 una cantidad de comisiones. Form贸 y presidi贸 la Comisi贸n Honoraria de Lucha contra la Cochinilla Roja Australiana y la Comisi贸n Honoraria de la Lucha contra la Langosta, plagas hoy lejanas y superadas, pero que en aquel entonces eran verdaderas calamidades.
Hoy en d铆a, se帽ora presidente, est谩n de moda los olivos, se han desplegado en la zona de Maldonado y en otros lugares. Bueno, don Pedro fund贸, hace cincuenta o sesenta a帽os, la Compa帽铆a Olivarera Salte帽a Limitada. Cultiv贸 olivos y busc贸 la forma de obtener su aceite con prensas que fue perfeccionando. Por a帽os lo vendi贸 a f谩bricas oleaginosas del sur del pa铆s para que mejoraran los que produc铆an esas plantas, con el agregado del aceite de oliva que se enviaba desde Salto.

 

 
Despu茅s instal贸, en un predio de Cuatro Bocas, una planta modelo que import贸 de Italia y que inclu铆a a los hermanos Boiani como socios.
Tambi茅n se dedic贸 a la ganader铆a pero, como lo hac铆a en todas las cosas, buscando mejorar la cr铆a de ganado, el mejoramiento de las razas. Empez贸 comprando reproductores shorthorn; importaba toros de pedigr铆 de Palermo, en Buenos Aires, y de Inglaterra. Sigui贸 el criterio de mejoramiento de carnes en crianzas de invernada, de novillos, y hasta particip贸 como accionista en el saladero La Caballada, donde se preocup贸 por exportar tasajo a los mercados hist贸ricos de Cuba y Brasil.

 
Era ese Uruguay que no solamente quer铆a exportar materia prima y producci贸n, sino tambi茅n agregar valor al olivo, al citrus y a la carne.
Tambi茅n se dedic贸 al comercio: registro de telas, tienda, almacenes y barraca de frutos del pa铆s.
Repart铆a semillas de alta calidad, de ma铆z, trigo, girasol y aseguraba a los que repart铆a, si plantaban, un precio por sus productos.
Hoy en d铆a nadie discute sobre la forestaci贸n, pero 茅l tambi茅n fue pionero en las plantaciones forestales de Rivera. Observ贸 las tierras arenosas, las tierras coloradas y profundas del departamento de Rivera y vislumbr贸 ah铆 un futuro promisorio en la forestaci贸n. En 1976 inicia plantaciones de pinos y de eucaliptos, que ampliar铆a a otras zonas de ese departamento.

 
Como todo hombre pionero y emprendedor, tambi茅n tuvo tiempo para ayudar a sus semejantes: presidi贸 la Comisi贸n Honoraria del Hospital de Salto; don贸 el predio de esta escuela que hoy se propone designar con su nombre y ayud贸 en la reforma del hospital.
Asimismo, integr贸 la Comisi贸n Honoraria Pro Aeropuerto de Salto. 隆Quer铆a ese Salto integrado al mundo! Se promovi贸 y se compr贸 un campo adyacente para alargar la pista de aterrizaje y fue configurada de norte a sur, como aconsejaban los t茅cnicos. Se apost贸 al futuro.
Form贸 una familia con do帽a Elsa Farinha, con quien tuvo cinco hijos.

 
Luch贸 siempre por la democracia. Hasta estuvo preso en la d茅cada de los treinta, por ello.
Fue un gran deportista. Si se nace en Salto, frente al r铆o, se tiene que remar y 茅l entrenaba mucho en el Club Remeros Salto.
Era un apasionado observador de la naturaleza: buscaba sus misterios en los mares, en la composici贸n de los suelos y en sus formaciones geol贸gicas.
Creo que fue un gran uruguayo y por eso me parece que es justo que la escuela n.潞 105 recuerde su nombre, grabado en el bronce, a ese gran salte帽o, emprendedor, visionario y solidario.

 
Por todo eso, creemos que el Senado hace bien en aprobar la propuesta de designar Don Pedro Benito Solari la escuela n.潞 105, del departamento de Salto.

 
Muchas gracias.

 

Twitter de Pedro