Colonia no debe correr riesgo

Por Daniel Bianchi

Hace algunos d铆as un inesperado cimbronazo sacudi贸 los estamentos del Gobierno Departamental de Colonia, y puso al departamento, una vez m谩s, en el ojo de la tormenta.
Y, una vez m谩s, por un tema que no reporta nada bueno.

Todo surgi贸 a partir de una publicaci贸n del diario 鈥淓l Observador鈥 que, bajo el t铆tulo de 鈥淐olonia en riesgo de perder su condici贸n de Patrimonio Hist贸rico de la Humanidad鈥, daba cuenta de tal posibilidad debido a su 鈥渕al estado鈥.

No obstante, ya en el segundo p谩rrafo se aclaraba que se trataba de una estimaci贸n realizada por 鈥渆xpertos y vecinos鈥, no por autoridades de la Organizaci贸n de las Naciones Unidas para la Educaci贸n, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Afortunadamente.

La nota daba cuenta que el s谩bado 1潞 de febrero venc铆a el plazo impuesto por la UNESCO para que Uruguay demostrara su grado de avance en la conservaci贸n del Barrio Hist贸rico de Colonia del Sacramento, designada Patrimonio de la Humanidad el 9 de diciembre de 1995. Y agregaba declaraciones del experto Jorge Benavides Sol铆s, representante del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS) -una asociaci贸n civil no gubernamental ligada a la UNESCO, con sede en Francia- se帽alando que 鈥渆n el 煤ltimo de los siete informes (de la UNESCO), se constata la necesidad de tomar medidas concretas para su protecci贸n porque se deja entender que no se ha hecho suficiente鈥. Y corre el riesgo, en consecuencia, de pasar a la Lista de Patrimonio en Peligro y, de ah铆, directamente a su supresi贸n.

La ciudad, nacida por imperio de decisiones tomadas al amparo de estrategias militares, es visitada hoy por turistas de todo el mundo. Su casco antiguo, conocido como Barrio Hist贸rico -planificado conforme al estilo portugu茅s (calles angostas de piedra) y distante del prolijo damero espa帽ol y los edificios principales levantados en torno a la Plaza Mayor- cubre doce hect谩reas del extremo oeste de la ciudad, en las que se enlazan exitosamente tres estilos arquitect贸nicos: el portugu茅s, el espa帽ol y el post-colonial.

Lo que se ha hecho en los 煤ltimos a帽os desde los gobiernos Departamental y Nacional por su preservaci贸n, ha sido muy poco, y de hecho, no son pocos los edificios en peligro. Sin embargo, para la Comisi贸n del Patrimonio Cultural de la Naci贸n (CPCN), dependiente del Ministerio de Educaci贸n y Cultura (MEC), la categor铆a del sitio no corre ning煤n riesgo.

La UNESCO determin贸 en julio de 2012 una serie de disposiciones que Colonia deb铆a cumplir. Una de ellas, era la aprobaci贸n local y nacional del Plan de Gesti贸n presentado al organismo ese mismo a帽o, y otra era la reformulaci贸n del Consejo Ejecutivo Honorario (CEH), ya que el anterior hab铆a quedado inoperante en 2011 por el alejamiento de varios de sus integrantes como consecuencia de desavenencias entre ellos, por un lado, y la CPCN y la Intendencia, por otro.

La CPCN sostiene que Uruguay atendi贸 las tres exhortaciones de la UNESCO. Pero no es as铆.
El Plan de Gesti贸n nunca fue votado por la Junta Departamental, y de hecho fue presentado ante la UNESCO -y en ingl茅s- antes que en Uruguay. Y adem谩s, el CEH sigue sin funcionar desde su desarticulaci贸n, sin que se haya aceptado la renuncia a quienes se alejaron ni se hayan hecho nuevas designaciones. Las responsabilidades de la CPCN -que admite que se debe hacer mucho m谩s por la conservaci贸n- son inmensas.

Y las de la Intendencia no le van en zaga.

En efecto, no han sido excepciones las apariciones de maquinaria pesada trabajando sin realizar ning煤n tipo de prospecci贸n arqueol贸gica, ni el hecho de que se ha permitido desde la propia Intendencia -cuando no directamente promovido- la edificaci贸n de inmuebles que violan la altura m谩xima permitida, que se modifiquen las fachadas existentes con el uso indiscriminado de colores encendidos o se altere el estilo arquitect贸nico, ya en el Barrio Hist贸rico, ya en la zona de amortiguamiento establecida por la Junta Departamental.

El problema requiere l铆neas de acci贸n sensatas, formales, que se establezcan como objetivo recuperar no s贸lo el Barrio Hist贸rico, sino adem谩s la Plaza de Toros -hoy en peligro de derrumbe y en medio de un tard铆o y lento proceso licitatorio de recuperaci贸n al que se presentaron cuatro empresas-, el deteriorado Front贸n de Pelota de Mano mal utilizado como dep贸sito de motos decomisadas, el Hotel, el Casino y la Usina El茅ctrica que formaban parte del Complejo Mihanovich.

La Intendencia ha fallado en cuanto al control urban铆stico, ha desatendido las obras autorizadas en el sitio y ha soslayado la ejecuci贸n de obras necesarias para preservar, restaurar y mantener los principales edificios.

Hoy a煤n podemos referirnos a ellos como inmuebles deteriorados, pero lo cierto es que varios avanzan ineludiblemente hacia un estado ruinoso si las autoridades no definen r谩pidamente un plan de puesta en valor.

Y deber谩n hacerlo r谩pidamente si no quieren llevar sobre sus espaldas, por el resto de sus d铆as, la pesada carga de saber que Colonia del Sacramento perdi贸 su calidad de Patrimonio de la Humanidad, culpa de la indiferencia y el abandono de sus actuales gobernantes.

 

Twitter de Pedro